EAVA: servicio de detección y abordaje de maltrato a personas mayores

Como ya sabéis, en Los Argonautas nos gusta compartir iniciativas innovadoras e importantes referentes al colectivo de personas mayores. En el caso particular de este artículo, no sólo os descubrimos un proyecto necesario, sino también un servicio indispensable.

El Equip d’Atenció a la Vellesa de l’Anoia (EAVA) es una iniciativa que busca detectar, abordar y hacer frente a situaciones de maltrato a personas mayores en la comarca de Anoia, Cataluña. Hoy hablamos con el equipo para que nos cuenten su historia y, sobre todo, su forma de trabajar.

Argonautas: ¿Cómo surgió la idea de EAVA? ¿Por qué decidisteis especializaros en situaciones de maltrato a personas mayores?

EAVA: La idea de crear un Equipo de Atención a la Vejez surge de la necesidad misma de atender de forma especializada el fenómeno del maltrato que sufren o pueden sufrir algunas personas mayores. En nuestro territorio fuimos de los primeros en implementar, hace muchos años, el Equipo de Atención a la Infancia y a la Adolescencia (EAIA); es decir, un equipo especializado en atender situaciones de malos tratos a menores. Asimismo, también en nuestra zona hemos sido de los primeros en desarrollar el Servicio de Intervención Especializada en violencia machista (SIE). No es de extrañar, pues, que nuestra experiencia en el abordaje de las violencias haya derivado también en la creación del EAVA.

Desde el Consejo Comarcal del Anoia, en 2007 apostaron por crear una figura profesional que atendiese a las personas mayores (entonces solamente en el ámbito de la dependencia) y, con el paso del tiempo, esta persona se configuró como asesor de profesionales frente situaciones complejas como eran los malos tratos que sufrían algunas personas mayores.

En 2009, surgieron las primeras estadísticas sobre el fenómeno detectado en toda la comarca por los diferentes profesionales que configuraban una comisión específica para este tipo de situaciones (policías, profesionales sanitarios y sociales). Un ejemplo claro de la necesidad de un equipo especializado en atender situaciones de posibles malos tratos a personas mayores es la tarea de sensibilización, detección, asesoramiento y abordaje de estas situaciones. Una evidencia numérica es que en 2009, los profesionales del territorio detectaron 9 casos mientras que en 2018, solamente el EAVA trabajó en 54 situaciones atendiendo a más de 120 personas.

EAVA servicio de detección y abordaje de maltrato a personas mayores​

El fenómeno del maltrato a personas mayores siempre ha existido, pero es en el momento en que hay un equipo especializado en atender estas situaciones que el fenómeno emerge haciéndose más visible. La desinformación, el miedo del profesional a hacer una “mala” evaluación, la falta de herramientas para abordar este fenómeno tan complejo y las pocas políticas sociales y legales para abordarlo, hacen necesaria la especialización sobre los malos tratos hacia las personas mayores tal y como existe en infancia y adolescencia, y en violencia de género.

A: Consideráis el “edadismo” como una forma de maltrato. ¿Nos podríais explicar un poco más esta idea?

EAVA: El “edadismo” es el estigma que sustenta el maltrato a la persona mayor de la misma manera que el machismo sustenta la violencia de género. La idea de que las personas mayores están seniles y no pueden controlar su vida, lleva a algunas personas a sentirse autorizadas a tomar decisiones en interés y beneficio propio, pasando por encima del mayor y abusando de su confianza. La idea de que las personas mayores ya no tienen nada más que aportar al mundo lleva a algunas personas a tratarlas de manera negligente y desatender sus cuidados… Y así podríamos seguir con muchas otras ideas edadistas que se asocian con distintas formas de maltrato.

En nuestro equipo nos encontramos a veces con un obstáculo aún mayor que el edadismo, que es el autoedadismo. En muchas ocasiones detectadas, es la misma persona mayor la que se resiste a aceptar nuestra ayuda para intervenir en el problema y nos damos cuenta de cómo sus argumentos están impregnados de edadismo: “Da igual… yo ya sólo soy una vieja inútil” o “A mi edad tengo que dejar que los hijos decidan”.

Por cierto, ¿sabíais que la palabra “edadismo” no existe en nuestro diccionario? En cambio sí la contemplan los principales diccionarios de la lengua inglesa (Ageism) o francesa (Aegisme).

EAVA Edadismo y maltrato

A: ¿Cuál es el mayor reto al que os habéis enfrentado?

EAVA: Seguramente el mayor reto al que nos hemos enfrentado haya sido la sensibilización a los profesionales de las diferentes disciplinas, ya sean profesionales sociales (trabajadores sociales, educadores sociales, etc.) como sanitarios (médicos de cabecera, enfermería, fisioterapeutas). Pero hemos ido más allá y también hemos trabajado en red para una mayor detección con cuerpos de seguridad (policías locales, vigilantes…), notarías (ya sea los mismos notarios como también a las personas que atienden en éstas), fiscalía y juzgados.

Una de nuestras funciones es sensibilizar a la comunidad (profesionales y personas mayores así como también incidir en las relaciones intergeneracionales) en torno al fenómeno del maltrato a las personas mayores. Es como poner las “gafas” de detección de situaciones de malos tratos a los mayores. No obstante, no es fácil vender las “gafas” a profesionales que piensan que no las necesitan. En muchos casos, la formación ha ayudado a difundir este conocimiento y a poder cuestionarse acciones y situaciones que se dan en torno esta realidad. Otras veces, ha sido al pedir asesoramiento al EAVA que los profesionales han visto una oportunidad para trabajar conjuntamente sobre estas situaciones y han incorporado el abordaje del maltrato al anciano como una realidad más a poder atender de forma específica.

En este sentido, estamos orgullosas de que uno de los mayores retos conseguidos haya sido que desde juzgados de nuestro territorio consideren el EAVA como un servicio de detección, abordaje y también de protección hacia aquellas personas mayores que sufren situaciones de abuso. La agilidad con la que redactamos y presentamos los informes del equipo (sociales, psicológicos y formulados desde el formato legal) para pedir medidas cautelares de urgencia o un posible procedimiento de incapacidad, por ejemplo, así como nuestro testimonio configuran un paso importante en estas estructuras judiciales.

Tenemos que tener en cuenta que no hay un marco legal para proteger de forma específica a las personas mayores aunque sí exista para infancia y mujeres que hayan sufrido violencia de género. Estamos seguras de que a medida que vayan aumentando el número de procedimientos iniciados para proteger a personas mayores en situaciones de maltrato, se podrá plantear una ley específica de protección hacia este grupo de personas. Los profesionales sociales no están acostumbrados a trabajar conjuntamente con el sistema judicial y, aunque no es la panacea a estas situaciones, sí es verdad que es un sistema más de protección para las personas mayores que sufren malos tratos. Cuando hablamos con un juzgado o con otro o bien con fiscalía y podemos acordar actuaciones conjuntas es cuando el EAVA da aún más sentido a su configuración.

La especialización da la experticia que necesita el abordaje de situaciones de maltrato a personas mayores.

A: Y en lo que respecta a logros, ¿cuál ha sido el mayor hasta ahora? ¿Alguna anécdota?

EAVA: ¡En realidad son ya más de cien logros! Es decir, son más de 100 situaciones de maltrato a persones mayores con los que hemos trabajado. En muchos de ellos, no se ha hecho todo lo que nos hubiera gustado hacer, pero podemos afirmar que siempre se han producido cambios positivos. El hecho de poner la mirada en situaciones que llevan años silenciadas, el poner una alarma a comportamientos que estaban normalizados o el ofrecer un espacio de escucha sin juicio a personas que están atrapadas en una situación de malestar y vulnerabilidad, conlleva siempre cambios en el sistema familiar y comunitario así como ayudan a desbloquear estas situaciones.

En algunos casos, no somos bien recibidos en determinados domicilios, especialmente en  los que se está produciendo algún tipo de abuso económico, pero en la mayoría de los casos todas las personas implicadas acaban entendiendo que no  somos ni policías ni jueces, y así se abren a recibir nuestra ayuda.  Nuestra función es la de establecer una relación de ayuda para reducir el sufrimiento de todas las personas implicadas. De esta manera podremos trabajar con la persona mayor y también con el responsable de la situación del maltrato que de forma conjunta, unidos con el mismo objetivo, se podrá mejorar la calidad de vida y las relaciones de todo el sistema familiar y/o comunitario.

A: Describidnos brevemente cómo funciona el EAVA

Equip d'Atenció a la Vellesa de l'Anoia Funcionamiento

EAVA: Partiendo de procedimientos similares en el abordaje de violencias (como son los circuitos de infancia y los de violencia de género) en nuestro territorio, configuramos el circuito que actualmente estamos siguiendo en el EAVA.

Este circuito se divide en cinco fases:

  1. Derivación: Nos pueden derivar casos que se detectan en cualquier servicio de salud, desde servicios sociales básicos, servicios sociales especializados o bien otros agentes de la comunidad como son comercios, bancos, o notarías. Tienen que rellenar un sencillo formulario y hacérnoslo llegar por correo electrónico o de forma personal.
  2. Asesoramiento: En los días siguientes a recibir la hoja de solicitud de los servicios del EAVA, nos ponemos en contacto con el profesional derivador y se concierta una reunión. En ésta se ofrece asesoramiento legal, psicológico o social y se decide si el profesional tiene ya herramientas para seguir trabajando el caso o si se pasa a la fase de evaluación.
  3. Evaluación: En esta fase, el equipo establece contacto directo con todas las personas implicadas en la situación y, mediante entrevistas y alguna prueba de evaluación, se establece un diagnóstico que se refleja en un informe. En este informe también se dan propuestas de actuación por parte de los diferentes agentes que participan en la situación (persona mayor, familia y servicios implicados). Se realiza otra reunión de devolución con el profesional derivador (y con los otros servicios implicados, si fuese necesario) en la que se comenta el informe y se acuerda un plan de intervención.
  4. Intervención: Según el plan acordado, se pueden gestionar servicios, iniciar acciones legales o poner en marcha un proceso psicoterapéutico o socioeducativo. Esta intervención, se realiza siempre manteniendo la coordinación entre todos los servicios implicados.
  5. Cierre: Cuando la situación de maltrato ha remitido, cuando hay otro servicio que garantiza la protección de la persona mayor o bien cuando la persona mayor desde su plena capacidad nos expresa su voluntad de dejar el proceso que inició con el EAVA, el equipo cierra el caso, sin perjuicio de volverlo a reabrir siempre que sea necesario o así lo exprese la persona.

A: Ahora que la iniciativa ha cumplido tres años y medio, ¿cuál es vuestro próximo objetivo?

EAVA: Nuestro objetivo es poder acompañar a otros territorios a crear una estructura de equipo similar. ¡Creemos en nuestro servicio y no somos las únicas! La Administración del Consell Comarcal del Anoia impulsó este equipo que rápidamente fue apoyado por la Diputación de Barcelona. Ahora mismo hay alguna otra iniciativa y otros territorios interesados. Nuestra idea es poder configurar una red con otras administraciones locales a través de un convenio para poder crecer juntos en este saber tan poco estudiado.

Si el EAVA ya ha sistematizado el abordaje de las situaciones de malos tratos a personas mayores, funciona y conoce sus puntos fuertes y sus puntos débiles, ¿por qué no compartir este saber con otros territorios que ya empiezan a ver la necesidad de abordar este fenómeno?

Cuantos más territorios puedan tener una estructura similar al EAVA, pensamos que más pronto se podrán crear normativas comparables a otros ámbitos. Entendemos que estas normativas (reguladoras a nivel nacional) costarán más tiempo. De hecho, ya está costando más tiempo del deseable, dado que las personas mayores sufren un edadismo estructural importante. Este es el reto que toda la sociedad deberíamos afrontar en nuestras políticas sociales, tal y como ya tienen en cuenta en Inglaterra, Estados Unidos o Francia.

Más info

Equipo de Atención a la Vejez de Anoia EAVA

Puedes seguir todas las noticias y actualizaciones del EAVA en su web y redes sociales. Además, no dudes en ponerte en contacto con el equipo a través de su correo electrónico.