#CartaALosReyesMajos o la campaña navideña mutante

Todos conocemos el frenesí navideño de las campañas del Tercer Sector. Se trata, según dicen los expertos (aunque todavía no hemos conocido personalmente a ninguno), del mejor momento para lanzar una iniciativa de recaudación de fondos. Y con este afán de seguir el consejo de los expertos, nació #CartaALosReyesMajos.

Lo que no nos esperábamos es que la campaña tomara vida propia, se hiciera con el control de su destino y se convirtiera en algo completamente diferente.

Más que una campaña, un movimiento

Utilizando el hashtag #CartaALosReyesMajos, buscábamos una campaña simpática de recaudación de fondos para poder ofrecer en 2018 más y mejores actividades. No obstante, lo que en un principio era nuestra lista de deseos, pronto se convirtió en la lista de deseos de muchas otras personas.

De “esto es lo que queremos estas Navidades” pasamos sin darnos cuenta a “¿y tú qué pedirías estas Navidades para las Personas Mayores?” Transformamos una campaña del “nosotros” coporativo al “nosotros” comunitario.

De repente, a nuestra tímida sugerencia se sumaron los colectivos más dispares. Desde profesionales y entidades del sector, hasta personas altruistas de todos los ámbitos culturales y sociales. ¿Y qué pedían? Pedían dignidad. Pedían acompañamiento. Pedían optimismo y energía. Pero por encima de todo, pedían empoderamiento.

Sí. Empoderamiento. Empoderamiento para las Personas Mayores a las que la sociedad invisibiliza en favor de la juventud. Empoderamiento para quienes nunca han dejado de aportar a la comunidad. Empoderamiento para aquellos que tiene voz, pero que no encuentran orejas que la escuchen. Y este empoderamiento, esta lucha optimista por los derechos de las Personas Mayores, era la mejor #CartaALosReyesMajos que podíamos pedir.

Nuestro compromiso (pero, sobre todo, nuestras gracias)

A partir de los tuits que hemos recibido bajo el hashtag #CartaALosReyesMajos, hemos conocido a organizaciones y personas de todo tipo, pero que se caracterizan por su altruismo y por su labor diario por, para y con las Personas Mayores.

A todos los que habéis participado, os queremos dar las gracias. Gracias por participar. Gracias por preocuparos. Pero sobre todo gracias por vuestra labor y vuestro gran corazón.

Y para terminar, compartimos uno de los tuits más sugerentes (e importantes) que compartió con nosotros Robinson Cuadros, Presidente de la Asociación Colombiana de Gerontología y Geriatría (@cuadrosrobinson).