La música que nunca olvidamos


24012017.1


Hay canciones que se quedan para siempre en nuestra memoria.

No sabemos qué tiene la música que a todo el mundo le gusta. No todos tenemos un sentido del ritmo perfecto, pero de un modo u otro siempre la disfrutamos. Porque la música es algo natural. Es instintiva, nos lleva a movernos y nos conmueve. Es algo que nos une, seamos jóvenes o mayores, seamos de una cultura u otra, de un continente u otro.

La ciencia ya ha demostrado los enormes beneficios de la música, sobre todo cuando está relacionada con una emoción, con un momento vital, o con una época pasada que recordamos con cariño. Para las personas mayores, además de un entretenimiento, es una forma de conectarse consigo mismos y con los demás. No es solo diversión: va mucho más allá. Activa el sistema nervioso y estimula el cerebro, lo que permite que el deterioro cognitivo relacionado con la vejez se ralentice.

La música es especial porque la guardamos en una parte del cerebro distinta de aquella a donde van a parar los recuerdos. Por eso los mayores con Alzheimer, por mucho que resulte sorprendente, pueden recordar la letra de una canción de su juventud, pero quizá no sepan cómo se llaman, cuál fue su profesión, o en qué día nacieron. La música consigue sacar a la luz, desde algún recóndito lugar, emociones positivas que nada ni nadie más consigue.

Lo sabe bien un grupo de profesionales de Granada que emplean una terapia a la que han llamado «Música para despertar», como se puede ver en este emotivo vídeo.

Por nuestra experiencia durante las tardes que pasamos en los centros residenciales, acompañándoles con canciones “de ayer y de siempre”, cantando, tocando la guitarra, el violín, actuando… sabemos que efectivamente la música es una terapia.

Las caras de los mayores se transforman al escuchar los pasodobles, las rancheras o los boleros. Su atención se centra en la melodía, y se implican en la letra. Algunos cantan, otros simplemente escuchan, y por lo que nos dicen después, todos disfrutan a su manera… Estamos convencidos de que solo la música permite crear ese vínculo tan especial.

Mientras los neurocientíficos tratan de aclarar la inmensa complejidad del funcionamiento del cerebro, nosotros nos quedamos con la práctica, que es la que vemos a diario. Y en la emoción, por suerte, no hay trampa ni cartón.


¿Sabes que con tan sólo 15€ nos las ingeniamos para que 5 mayores disfruten de un día inolvidable?

¡Hazte Amigo de Los Argonautas, y ayúdanos a seguir adelante!


24012017.2


Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *