Sobre las personas mayores, el arte y la experiencia vital


artista


El día en que el músico Bob Dylan, de 75 años, recibe el Premio Nobel de Literatura 2016, nos preguntamos por qué una de las dificultades de hacerse mayor es el convencimiento, propio y ajeno, de que los años nos incapacitan para hacer lo que nos gusta y se nos da bien.

En nuestra sociedad hay una tendencia cada vez más marcada a venerar lo nuevo (la juventud, lo inmediato, la impulsividad) y a denostar lo “viejo” (la experiencia, la calma, la sabiduría). Es una creencia según la cual, cuando llegamos a determinada edad, no servimos, no debemos, o no podemos hacer determinadas cosas. Está tan extendida, que muchas veces los propios mayores terminan por aceptarla y asumirla como propia.

Y sin embargo, esta idea no es más que una mentira; a veces nos la decimos a nosotros mismos a medida que envejecemos, y a veces (lo que es peor) se lo transmitimos a los demás cuando los años van pasando.

De hecho, para muchas profesiones, como las artísticas, la edad es una ventaja. Un grandísimo número de aportaciones históricas a la música, la literatura, el cine… las han llevado a cabo personas de edad avanzada.

Solo ellas pueden aportar esa amplia experiencia vital, los años de oficio, las innumerables horas de trabajo invertidas durante décadas.


La edad no solo no es ningún impedimento, sino que muchas veces, es un requisito indispensable para crear obras bellas que valgan la pena.


La historia más reciente nos deja un amplio número de ejemplos. Muchos de ellos son escritores, como Gabriel García Márquez, que empezó a publicar libros con 28 años, y continuó haciéndolo con 77 años, momento en que escribió su última novela, “Memoria de mis putas tristes”.

g-garcia-marquezEl escritor colombiano Gabriel García Márquez / THE DOUGLAS BROTHERS

El portugués José Saramago publicó con 73 años su obra más famosa: “Ensayo sobre la ceguera”, una lucidísima crítica a la sociedad actual que forma ya parte de los clásicos de la literatura.

Y una de las escritoras latinoamericanas más prolíficas, Isabel Allende (autora de “La casa de los espíritus”) continúa a día de hoy escribiendo con 74 años, la misma edad a la que Mario Vargas Llosa recibió el Premio Nobel de Literatura en 2010.

i-allendeLa escritora chilena Isabel Allende

En la música ocurre lo mismo. Giuseppe Verdi estrenó su ópera más conocida, Otello, a los 74 años. Continuó componiendo hasta pasados los 80. Muchos músicos de la actualidad que superan la edad de jubilación, siguen componiendo con éxito  (hablábamos antes de Bob Dylan, pero hay muchos otros como Neil Young, Paul McCartney o Leonard Cohen). La máxima expresión de esta vitalidad serían cantantes como Chavela Vargas, quien publicó su último disco cuando cumplió nada menos que… ¡93!

El arte se beneficia también, y mucho, de la experiencia. No fue hasta los 76 años que Pablo Picasso pintó “Las Meninas”, una serie de 58 cuadros donde reinterpretó obras de Velázquez.  Y con 81, pintó “El rapto de las Sabinas”.

lasmeninasLas Meninas (Pablo Picasso)

Dalí, Renoir, Miró… los ejemplos son infinitos. Y tampoco el cine es una excepción, como el caso de los autores de “El Padrino” (Francis Ford Coppola) y “Taxi Driver” (Martin Scorsese), que siguen dirigiendo películas con más de 70 años.

Todos ellos demuestran que el arte y la experiencia, en muchas ocasiones, van unidos de la mano.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *