Cinco lecciones que nos pueden dar las personas mayores


5.Lecciones


A veces pensamos que para ser más sabios tenemos que estudiar mucho, leer mucho, viajar mucho. Y quizá sea así en parte, pero hay una forma de sabiduría que, inevitablemente, sólo podemos adquirir con los años (eso de que la experiencia es un grado, es una gran verdad). Y aunque la mayor parte del tiempo no nos demos cuenta, no hace falta irnos lejos (a ninguna parte, en realidad) para aprender las lecciones más valiosas.  Nos las pueden dar personas que tenemos justo enfrente de nosotros.

Las personas mayores han podido leer mucho, estudiar mucho, viajar mucho… pero sobre todo, han vivido mucho.

Esto lo sabe bien Karl Pillemer, un geriatra americano director del Cornell Institute de Nueva York, que se dio cuenta de que nunca nadie se había parado a preguntar a los mayores (a un gran número de ellos y de forma rigurosa) qué consejos prácticos sobre la vida darían a los jóvenes. Qué se dirían a sí mismos si pudiesen retroceder en el tiempo. Así que se puso manos a la obra y preguntó a 1.500 estadounidenses mayores de 70 años cuál era la lección más importante que habían aprendido a lo largo de su vida.

Pillemer se quedó sorprendido con las respuestas de estas personas, y de ahí nació el libro “30 lecciones de vida: los verdaderos consejos de los más sabios americanos”. En ningún momento se arrepentían de no haber hecho más dinero, de no haber ascendido más en el trabajo, o de no haber comprado una casa más grande. Curiosamente, una de las frases más repetidas fue:

«Me hubiese gustado no haber pasado preocupado tanto tiempo de mi vida».

Según Pillimer, cuantos más años tenía el entrevistado, más tendía a explicar lo siguiente:

“La vida es corta. Transcurre en lo que parece un instante”.

Es decir, nuestro tiempo, el de todos, es limitado. Tal vez por eso, otro de los consejos más frecuentes tiene que ver con atreverse con los retos que se nos presentan en la vida y hacer cosas diferentes a las que solemos hacer:

“A menos que tengas una razón de peso para decir que no, siempre hay que decir que sí a las oportunidades”.

Y si la vida es corta, dicen los mayores, usemos cada segundo de nuestro tiempo con más consciencia y procuremos invertirlo en algo que nos llene:

“Haz algo que te guste. Busca tu pasión”.

Por último, destacamos un quinto consejo que nos anima a aplicar los anteriores ya mismo, sin esperar a mañana:

“Desearía haber aprendido lo que ahora sé cuando tenía 30 años, en lugar de a los 60. Habría tenido mucho más tiempo para disfrutar de la vida”.

Que los mayores son una fuente de sabiduría, lo tenemos claro. En Los Argonautas lo comprobamos continuamente, cuando les visitamos en distintos centros de Madrid. Son los primeros en reírse, en disfrutar de las pequeñas cosas, en enseñarnos que hay que aprovechar cada momento. ¿Por qué no volvemos a escucharles un poco más?


¿Sabes que con tan sólo 15€ nos las ingeniamos para que 5 mayores disfruten de un día inolvidable?

¡Hazte Amigo de Los Argonautas, y ayúdanos a seguir adelante!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *